martes, junio 06, 2006

Isidro Grillo

    -No lo hagas, puedes acabar agujereada.

    Obedeció inconscientemente y no lo hizo.

    Hasta ese día, Isidra no reparó en aquella vocecilla que le decía claramente lo que tenía que hacer a todas horas. La vocecilla la oía dentro. A veces, Isidra cometía un error y la vocecilla le reñía y le hacía sentirse culpable durante días.

    Aquel día, Isidra se lió una manta a la cabeza y decidió que podía tomar las decisiones ella sola. Isidra comprendió que la vocecilla es una pérdida de tiempo.

    -Si el pensamiento nace en mi cerebro, es estúpido perder milésimas de segundo en explicarle a mi cerebro lo que ha pensado mi cerebro, reformulándolo en el formato que uso para comunicarme con las personas.- pensó Isidra.

    Isidra consiguió librarse de ese lacre un día lluvioso en que hablaba con un señor de barba de alfalfa bajo un ardiente sol, y no volvió a esuchar la vocecilla nunca más. Desde ese momento, actuaba sin oírse a sí misma.

    Años después, Isidra se encontró en una encrucijada y no supo qué camino escoger. Normalmente los pensamientos eran como ráfagas, no necesitaba voces. Pero en ese momento quería una voz amiga, necesitaba a su Isidro Grillo.

    Isidra se sentó a esperar a su Isidro Grillo.

    Siete mil novecientos diecitrés años después (tras la última Transformación de la Realidad Humana), los científicos, habiendo resuelto la mayor parte de los enigmas de la Vida y el Universo, se sorprendieron al hallar el fósil de Isidra sentada esperando y, a escasos metros, el gigantesco fósil de su conciencia avanzando hacia ella con los brazos extendidos, en ademán conciliador.

    A esta dantesca escena la llamaron ´ñ_àmbá0.

1 Comments:

Blogger choume dijo...

Hola. Me gustaría saber qué relación tiene Isidro Grillo con un nombre que me resuena en la cabeza: Pepito Grillo, y que al parecer tenía las mismas funciones que Isidro Grillo: la voz de la conciencia o algo así.

Un saludo

6/10/2006 1:18 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home