domingo, junio 25, 2006

Cara o Cruz

Cirilio andaba inquieto.
Sus temores parecían ser ciertos.
Le preocupaba el hecho de que su cara y su trasero jamás podrían distanciarse más de un metro entre ellos, y esto le provocaba opresión. Le hacía sentirse atado y claustrofóbico.
Allá donde fuera su cara, su trasero no andaría lejos.
Allí donde su trasero se sentara, su cabeza estaría siempre en algún punto cercano.
Cirilio, como todos los humanos, cargaba con su cuerpo y sus nalgas allá donde iba, sin remedio ni elección.
Cirilio siempre soñó con sentarse en la cocina de una casa rural en Masachussets mientras hablaba, cara a cara, con su abuela en Alboraia.
Cirilio dedicó toda su vida a investigar el modo de distanciar su ano de su cabeza.
Por eso, cuando le condenaron a la pena capital, Cirilio pidió como última voluntad que se le ejecutara en la guillotina.
No podría hablar con su abuela, pero no era un mal comienzo.
Ya se le ocurriría algo después.

3 Comments:

Blogger Persiles dijo...

Para nada un mal comienzo, aunque porque no le evitamos el mal trago a este tipo tan singular. Podríamos contactar con Emilio Aragón a.k.a Milikito, para que llevase acabo un telemaratón, como los de antes, ya que es amo y señor de su propia dispensadora de telebasura... pa después del mundial claro...
¡Si quieres ayudar a Cirilio en su operación anticulo, manda sms a 7788!

6/25/2006 9:59 p. m.  
Anonymous Periquito dijo...

Milikito... el payaso depresivo... a mi aun me da miedo.

6/25/2006 10:09 p. m.  
Anonymous Raflesita dijo...

Mmm... un telemaratón? Hacer que Cirilio abandone su idea obsesiva por aburrimiento! Jejeje.. me gusta tu estilo.

6/27/2006 8:33 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home