miércoles, junio 28, 2006

Virginidad recuperada

En un primer momento, me levanté feliz. Contento de que el dolor de espalda se hubiera quedado en las sábanas junto con la resaca arrastrada del sábado.
Pero no fué asi, cuando me levanté, no sólo noté el mismo latigazo del día anterior, si no que además, mi perro se había meado en las zapatillas; patiné y me desnuqué contra la mesa camilla regalo de mi abuela. Allí el dolor de cabeza se sumó a la resaca e hizo que me levantara dando tumbos hacia el baño. Después de vomitar la cena de por la noche, contemplé al tirar de la cadena como el wc atascado expulsaba todas esas sustancias hacia el exterior con bastante celeridad.
Entre lágrimas me miré al espejo... si, era sarampión. Jamás había sufrido enfermedades como esa, pero dicen que no entienden de edades. El olor a quemado de la colilla mal apagada sobre las sábanas comenzaba a emitir calor, y efectivamente, las llamas clausuraban la única escapatoria de mi piso de 30 metros. Ya casi impotente, y con la virginidad totalmente recuperada, pensé en ellas... intenté usar el teléfono móvil para llamar a todas mis exnovias, pidiendo auxilio por última vez. Todas me colgaron (Las dos). Llamé a mi madre; -Cariño que pasa? -batería off-
Pensé que todo estaba perdido, y que tenia que decidir si andar o no hacia la luz, pero de repente; GOOOOOOL!!!!!!!!!! España había ganado por fin el mundial de futbol.

Me desperté. Sin resaca y sin dolor de espalda.

2 Comments:

Anonymous Niha dijo...

Un suceso tan raro, igual sirve para arreglar cosas... hablarían del tema días, días y días en la tele, los periódicos... pero bueno, por una vez compensaría tanta pesadez de fútbol

7/01/2006 8:58 p. m.  
Anonymous flordeluna dijo...

Jajajajaja por un momento pero solo por un momento sentí pena con su historia, hay señor Gavanido parece que con usted o gracias a usted experimentaré todas la emociones leyendo.

10/23/2007 9:37 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home