miércoles, julio 05, 2006

Excedencia

-Buenas, ¿Qué te pongo?
-¡¿Cómo que qué me pone?! y, ¡¿Qué es eso de tutearme?! ¡¿Acaso no sabe quién soy yo?!
-Perdóneme, caballero. Ahora mismo no caigo...
-¡Lo que me faltaba por ver hoy!, ¡¡No me reconocen!! ¡Anacleto! ¡Mis credenciales!¡YA!
-Aquí tiene, Vuesa Ilustrísima Excelencia.
-¡A ver, usted..! ¡Métre..! ¡Coja una de esas tarjetas que le da mi súbdito, y léala en voz alta.
-Err... Sí, señor; DON PACO GÓMEZ REQUEJO, Avenida del Príncipe, número diecisiete, piso quinto, izquierda, Alcorcón.
-¿No pone nada más?
-Pues no, señor Paco. No leo nada más aquí.
-Bien. Pues gracias por su atención... me temo que he vuelto a levantarme siendo un Don Nadie. Buenos días. Vámonos, Anacleto.

4 Comments:

Anonymous Niha dijo...

Antes de echar bullas, hay que comprobar por uno mismo el estatus de nadieidad.

7/05/2006 10:25 p. m.  
Blogger Macacolandia dijo...

Esto verifica la leyenda que cuentan que por las noches unos duendes cabrones vienen mientras duermen y te lo quitan todo y te convierten en un don nadie que no recuerda lo ocurrido.
Un saludo.

7/05/2006 11:37 p. m.  
Anonymous javi brasil dijo...

Yo antes era como don Paco Gómez, pero desde que pusieron esas máquinas en el metro para hacerse tarjetas de visitas, ya he sido Auditor de Cuentas de la Casa Real, terrateniente-esquilador diplomado y doctor honoris causa por la Universidad de Marbella

7/06/2006 8:19 a. m.  
Anonymous Yo, Rafle(sita) dijo...

Queridos Reyes Magos. Ustedes no saben quien soy yo. Han estado ignorándome durante años. Ahora se van a cagar....

Fdo.: YO, YO, YOOO!!!

7/06/2006 1:32 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home