domingo, octubre 15, 2006

Quiero un catéter

-Quiero un catéter.
Lo pidió mil veces, pero en el hospital no estaban para atender caprichos.
-Ni siquiera está usted ingresado. ¿No prefiere una sonda, caballero?
-No. No sería lo mismo.
Al final se puso tan pesado que, entre seis robustos enfermeros, le dieron una paliza. Lo ingresaron y lo sondaron.

11 Comments:

Anonymous Yo misma dijo...

hay caprichos que cuestan caros. algunos cuestan un ojo de la cara, sé de otros que cuestan un riñon... y siempre están los que cuestan una paliza.

10/15/2006 6:03 p. m.  
Anonymous Miguel Angel dijo...

es cierto que normalmente uno sale apaleado de los hospitales, a este al menos despues le ingresaron

10/16/2006 11:31 a. m.  
Blogger Eulalia dijo...

O sea, que ni siquiera con la paliza consiguió su capricho.
A dónde vamos a llegar.

10/18/2006 6:33 p. m.  
Blogger Macacolandia dijo...

con la de cateteres que se despilfarran por el mundo y este pobre hombre sin el suyo. ¡ que injusticia!

10/18/2006 9:12 p. m.  
Anonymous Gumersindo Perrote dijo...

A mí me pasó algo parecido, pero en el dentista.

10/19/2006 11:56 a. m.  
Blogger el mono azul dijo...

Una de mis frases:
- Oye, por pedir...

Creo que a partir de ahora me pensaré más mis peticiones.

10/23/2006 12:42 a. m.  
Blogger Zifnab dijo...

No hay nada como pedir las cosas por las buenas

Se feliz

10/24/2006 4:52 p. m.  
Anonymous Niha dijo...

Tenía que haber pedido una sonda. ¿O mejor una radiografía con contraste?

10/24/2006 7:21 p. m.  
Anonymous Niha dijo...

Por cierto, el dibujo me recuerda a un grabado de James Ensor...

10/26/2006 10:53 p. m.  
Anonymous ismabou dijo...

Gracias por la observación, Niha, no todo el mundo conoce a Ensor.

10/31/2006 7:54 p. m.  
Blogger Altayre dijo...

¡Así que esa es la manera de poder ingresar feliz y dichoso a un Hospital! Pero, ¿cómo hace uno con uno Público?

Es decir, allí ni apaleado te reciben...

Mejor me tomo mi medicina y corro un rato por el patio.

11/10/2006 4:25 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home