martes, noviembre 28, 2006

Permeabilidad

Epicentro era permeable de nacimiento. Por ello, no podía beber agua, ni salir en días de lluvia, ni darse un baño en la playa, pues se llenaba todo de agua. No era molesto, pero cuando Epicentro se vaciaba, la gente pensaba que era un marrano.

8 Comments:

Blogger Persiles dijo...

¡Cómo sí ellos no se vaciasen de vez en cuando! ¡Cuanta hipocresía!
Todo esto me trae peregrinos recuerdos de mi adolescencia. Anonadado me hallé yo en una tarde de verano, al descubrir que en los círculos más selectos de porn star system teutón, no sólo no era considerado como una marranada el vaciarse sobre los demás, si no que además había gente que pagaba (y consecuentemente otra que cobraba)por ello.
El que esté libre de haberse vaciado nunca, que lance la primera piedra.

:-)

11/28/2006 10:17 p. m.  
Anonymous Ground dijo...

Sr. Gavanido, nunca se muy bien que comentar en sus historias, pero quiero que sepa que me hace la vida más feliz. Y con esto, ya comento algo.

Saludos.

11/28/2006 10:24 p. m.  
Blogger coco dijo...

Su hermano mayor, que dormía en la litera de abajo, hipocentro; pensaba que, además de marrano, era un incontinente de cuidado. Pero sólo un domingo al mes.

11/29/2006 12:48 a. m.  
Blogger Eulalia dijo...

Si no le resultaba molesto, dejémoslo correr.
En cualquier caso, alguien debería haberle avisado de la mala impresión que causaba, seguro que hubiera encontrado una solución, no para su peculiaridad, sino para dar mejor imagen.
Un beso.

11/29/2006 11:06 a. m.  
Anonymous noemi dijo...

Y .. ¿qué tenía en el centro?

11/29/2006 6:48 p. m.  
Anonymous MIguel Ángel dijo...

igual era un caso cronico de diarrea... o algo peor, deberia averselo mirado un medico.

11/29/2006 7:09 p. m.  
Blogger Mars Attacks dijo...

Me ha recordado mucho a cierta historia de Asimov, la de la familia soluble (que es mucha más putada que ser permeable, huelga decir).

11/30/2006 8:18 p. m.  
Anonymous vaderetrocordero dijo...

¿Como tiene la lengua el muchacho? ¿Como un gatete?

12/01/2006 9:07 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home