miércoles, enero 07, 2009

Saxo en la azotea

Su nombre era Apapucio. Era músico, y además tenía la habilidad de tocar el saxo tenor con gran acierto, posando siempre todos sus dedos únicamente en las notas que sonaban bien. De joven mostró un breve interés por la música, siendo pianista de cine mudo unos treinta y tres años de su vida. Su padre se quedó obsoleto como tal en plena pubertad, y por eso Apapucio se maleducó y adoptó por costumbre tocar el saxo tenor en su azotea hasta altas horas de la madrugada. Su vecina, Hartita, puso una noche el grito en el cielo atándolo a un globo de helio, y juró que de mayor quería ser señora. Apapucio y su mala educación siempre desoyeron sus quejas, y continuaron haciendo lo que les apetujo durante años. Como el tiempo en esta historia carece de importancia, pasaron siete siglos, y la vecina de Apapucio comenzó a hallar el placer en las bellas melodías de su saxo. Antes de que el relato se torne erótico y se parezca a lo que no es, diremos que Hartita carecía de brazos, así que jamás pudo tocarse de la extraña manera en que usted está pensando, ¡Degenerado! No obstante, se frotaba contra una palmera. El misterio de cómo sin brazos habría colgado las sábanas Hartita no hizo mella en Apapucio, pero sí por lo menos en cien tíficos que pasaban casualmente por allí y estuvieron años estudiando dicho fenómeno. La historia de amor no se hizo esperar. Uno de los tíficos, engatusado por las melodías de Apapucio, se colocó su calvuca postiza y se lanzó a la azotea norte de éste para tratar de conquistarle con bellos cálculos y ecuaciones sin resolver. No obtuvo éxito, pues el pobre tífico no se percató de que no era posible saltar a una azotea desde un bajo, estampanándose sin remedio contra el canto de una alcantarilla, y muriendo en el acto en el acto de saltar. Hartita y los noventaynueve tíficos restantes viven ahora juntos, unidos por la desgracia en el piso de treinta metros cuadrados preparado para tal efecto por ella misma. Apapucio, mientras, toca su saxo para ellos religiosamente, noche tras noche, desde su azotea.

5 Comments:

Anonymous Anónimo dijo...

No sé si aprender a tocar el saxo o ir corriendo a comprar una palmera xd Algo me dice que optaré al final por la calvuca :¡ es más llamativa!
No obstante , antes de marcharme, me veo obligada a dejar un consejo , con sus blancas calvucas y sus ramas a lo mejor le sirve para dejarse de azoteas ;)

1/08/2009 9:32 a. m.  
Blogger amigoplantas dijo...

Si es religiosamente, no me diga usted más

1/08/2009 5:25 p. m.  
Anonymous fonta el paranoico dijo...

Estimado señor D. Gavanido:
A continuación le planteo dos o tres dudas que tengo sobre su maravillosa historia. Ríegelas si quiere.
1-¿Cómo se toca el saxo religiosamente?. ¿Tal vez de rodillas?.
2-En la azotea y con este frio. ¿No se le congelaba el saxo?

1/09/2009 6:37 p. m.  
Anonymous info@saramorante.com dijo...

Gavanido, es usted un sabio... Calvuca postiza, es lo más ingenioso desde el cheff 2000..

1/12/2009 1:19 p. m.  
Blogger Completamente Gilipollas dijo...

Desoyes de leer su entrada salgo corriendo a comprarme un saxo (desconozco si alto, bajo, tenor, o simplemente de plástico con teclas de colores).
Aprovecho para sumarme a la pregunta colectiva sobre como tocar el saxo religiosamente... la ultima vez que vi hacer eso fue una jam session del Papa Juan Pablo I acompañado de la "Guardia Vaticana Gay Big Band" pero tuvo un grave problema con la sotana y acabaron todos por los suelos...

1/15/2009 9:10 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home