martes, abril 22, 2008

Carne de su carne

A la edad de catorce años, el gran pequeño Indeleble destacaba, pues ya era imposible de borrar y sobresalía en todas sus actividades diarias.
Al nacer, su madre Saltapuertas ya lo acunaba entre su seno y su coseno, de ahí que saliera tan dotado -¡de inteligencia, oiga!- y le gustara tanto salirse por la tangente.

Según sus vecinas, Indeleble era "la mar de guapo" -con olas y todo-. Pero su hormona del crecimiento era más grande de lo habitual y su ropa, al no serlo, se le quedaba pequeña al poco tiempo.
Una tarde en la que Indeleble se vió crecer un poco más de lo que acostumbraba a crecer cualquier otra tarde de siete a nueve, se asustó y, siempre previsor, echó a correr a casa para escribir su propia esquela por lo que pudiera pasar.
Cuando llegó, se puso a buscar un lapicero para comenzar la redacción, pero su nombre también había crecido y pasó a llamarse Indeleblebable, y es por ello que, cuando terminó, tuvo que empezar otra desde el principio con su nuevo nombre.
Después de años de crecimiento desmesurado y debido a una falta extraordinaria de aprecio, a Indeleblebable comenzaron a sobrarle partes de sí mismo.
Al principio hizo sorteos públicos de sus órganos más preciados, pero al ver el poco interés que la gente mostraba en ellos, los fue regalando. Todos sus amigos tenían en su casa un trozo de "Inde" y, excepto los grandes grandes amigos, ninguno quería acoger más pedazos del gran Indeleblebable.
Sin saber muy bien cómo, una tarde abandonó tres esternones frente una parada de autobús, seguido de diecisiete bazos y dos kilos de lo que él gustaba denominar "carne vulgar" en la entrada de un hipermercado para vegetarianos, provocando airadas protestas por parte de algunos vagos y maleantes que casualmente paseaban por allí, y que no necesariamente han de ser vegetarianos. Y así empezó la etapa en que Indeleblebable comenzó a abandonarse a si mismo.

Pero también comenzó a abonarse, pues son cosas que vienen de la mano y no se pueden prever, y es por ello que a veces algún ciudadano pudo ver en su cuenta bancaria una transferencia por valor de "Indeleblebable". Ésto repugnaba a los integrantes del llamado "populacho" quienes, hartos de encontrarse trozos de nuestro protagonista por la calle y en sus cuentas del banco, decidieron tomar medidas al tema de Indeleblebable y, espantados, obtuvieron una cifra de varios kilómetros y rezaron para que el asunto no se enderezara jamás.
Con los años, la ciudad en la que creció Indeleblebable quedó completamente cubierta de él, y sus vecinos hacían uso de bisturíes para abrirse paso entre la "maleza".
Afortunadamente, la cabeza de Indeleblebable reposa hoy sobre una fábrica de yeso en pleno rendimiento, la cual es capaz de hacer funcionar con tan sólo treinta tímidos movimientos de su lengua.
Cabe destacar que, aparte de su tamaño, Indeleblebable fue un grande feliz como pocos grandes, y un feliz grande como pocos felices.
Descanse en paz, cuando muera. Él bien lo merece.

7 Comments:

Blogger Benjuí dijo...

Don Gava, ya le vale.
¿No le basta a usted con lo que sufrimos los ciudadanos con los programas de tarde, los programas que ironizan sobre los programas de tarde y los programas que critican los programas de tarde, que encima nos tiene que contar usted semejante historia?
Al menos, ni usted ni Indeleblebable cobran por ello (espero).
Cualquier día le envío un cuaderno hecho a ganchillo por mí para que edite a petit point sus post: ¿se imagina usted éste mismo colgado en el cuarto de estar de mi casa, sin ir más lejos?

4/22/2008 8:15 p. m.  
Blogger Luq+uVe: dijo...

La fábrica de yeso ira a pique con la crisis de la construcción.
Indeleblebable debería haber inaugurado una hamburguesería con sus excedentes de producción.

4/22/2008 8:48 p. m.  
Blogger Eleuterio Gálvez, el cónsul temerario dijo...

¿Y qué tal si Inde se dedica a traficar sus propios órganos?
Todos nos beneficiaríamos ante la baja de precio por la sobreoferta.

4/23/2008 4:10 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Sr. Gavanido,
cuando lo hace corto me sabe a poco, y cuando lo hace largo, me sabe a menos. Así que, aunque no sepa lo que es, sé que ud. hace algo mal cuando hace el café.

4/24/2008 1:31 a. m.  
Blogger celebrador dijo...

No es baladí su cierre.... feliz

4/28/2008 3:04 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Tan extremo altruismo más la obsesiva tendencia de obsequiarse seguramente resultaría traumático hasta para una persona de normal tamaño. Pero por mucha parte que regalase siempre le quedaría la mente ¿no?
“Siempre nos quedará Paris querida- dijo él rodeándole la cintura con el mismo meridiano y ella ….”…va y se lo cree ¡fuera escapismo!!!

4/30/2008 10:37 a. m.  
Blogger Mavian dijo...

Como sea que fuere, es la historia de todos, vas dejando partes de ti por el mundo.

Sólo los mejores amigos aceptan lo peor de ti y sólo la sociedad te arrastra al abandono.

Le leo con cierto asombro y hay que leer entre lineas...

11/09/2008 9:29 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home